Aceite Esencial de Anís

Aceite Esencial de Anís

El aceite esencial de anís es anti reumático, digestivo, anti séptico, sedante, expectorante, anti espasmódico, descongestionante, insecticida y estimulante.

El anís se ha usado como especia para saborizar bebidas y platillos. Se ha usado también como enjuague bucal y como un agente digestivo. Las propiedades medicinales de ésta hierba se conocen desde tiempos ancestrales en Egipto, Grecia y Roma. El aceite esencial de anís que se extrae por destilación de los frutos secos o Pimpinella Anisum, en términos botánicos, contiene Anetol como su principal compuesto y responsable de su distintivo aroma. Otros componentes son pineno alfa, anisaldehído, pineno beta, canfeno, linalol, cis y trans-anetol, safrol, y acetoanisol.

Beneficios para la Salud del Aceite Esencial de Anís BO·SPA:

bo-spa-aceite-esencial-de-anis

Anti epiléptico y anti histeria: dadas sus propiedades narcóticas y sedativas, puede calmar ataques de histeria y de epilepsia al desacelerar la circulación, la respiración y provocando una reacción positiva en el sistema nervioso, si se administra en dosis altas. Cuando se administra en dosis bajas, produce calentamiento agradable de la zona y es estimulante.

Sedante: ideal para ayudar a conciliar un sueño profundo. Es efectivo como sedante contra reacciones nerviosas e hiperactividad. De cualquier forma, esta propiedad debe ser utilizada con moderación para evitar reacciones adversas, sobre todo en niños. Recomendamos siempre usar dosis bajas, a menos que se consulte a un especialista para tratamientos con dosis altas.

Anti reumático: alivia dolores reumáticos y artríticos al estimular la circulación de la sangre y disminuyendo la sensación de dolor al aplicarlo directamente en las zonas afectadas.

Antiséptico: Cuando hay un corte o abrasión, siempre existe la posibilidad de sepsis debido a una infección bacteriana. El aceite esencial de anís ayuda a evitar ésta infección por bacterias u hongos, inhibe el crecimiento microbiano y desinfecta las heridas. Es un cicatrizante natural.

Antiespasmódico: dolencias por espasmos pueden ser cólicos, tos, dolor, diarrea, convulsiones y afectaciones nerviosas. Los espasmos son contracciones excesivas de los músculos, el tracto respiratorio, los nervios, los vasos sanguíneos, órganos internos, que resultan en ataques de tos severa, cólicos, convulsiones, obstrucción de la circulación, dolor de estomago o pecho, entro otros síntomas. El aceite esencial de anís, siendo un relajante y antiespasmódico natural, relaja éstas contracciones y brinda alivio a los padecimientos arriba mencionados.

Purga: Este aceite tiene propiedades purgantes suaves y es seguro de usar. A diferencia de otros purgantes sintéticos o agresivos, el aceite esencial de anís no es agresivo para el estómago y el hígado y no te produce fatiga. Cuando se toma en dosis bajas, ayuda a mover el intestino, alivia el estreñimiento, flatulencia y la indigestión.

Es importante recalcar que no todos los aceites esenciales en el mercado tienen el certificado de grado alimenticio como los nuestros; por favor, revisa la etiqueta de tu aceite antes de consumirlo.

Carminativo: Sólo aquellos que sufren de gases saben el alivio que es deshacerse de ellos. Producir gases en exceso es una enfermedad muy grave y debe ser tratado de manera oportuna. Da lugar a la indigestión, flatulencia, dolor torácico agudo, dolores de estómago, calambres musculares, reumatismo en el largo plazo, pesadez, hipertensión e incluso problemas como la pérdida pelo y la reducción de la vista, si llega a ser crónica. El aceite esencial de anís promueve la eliminación de gases y como digestivo, no deja que se formen de nuevo.

Descongestionante: es muy efectivo para descongestionar los pulmones y el tracto respiratorio en condiciones como asma o bronquitis.

Digestivo: esta propiedad del aceite esencial de anís es tal vez la más conocida: promueve una buena digestión. Es una practica muy antigua el masticar semillas de anís, servir postres que contengan anís o tomarlo como digestivo en su forma de alcohol, o bien, diluir unas gotas en un vaso de agua caliente después de comer para ayudarnos con la digestión, sobre todo después de comidas pesadas.

Expectorante: es un expectorante natural extraordinario que le ha dado muy buena fama en tratamientos contra flemas. Afloja las flemas formadas en los pulmones y tracto respiratorio y alivia la tos, pesadez en el pecho, problemas respiratorios, asma, bronquitis y congestión. Es muy usado por personas que han dejado de fumar para ayudarlos a limpiar más rápido sus pulmones.

Insecticida: resulta tóxico para los insectos por lo que su olor los mantiene alejados. Mezclarlo con agua y usarlo con un atomizador sustituye los insecticidas químicos nocivos para la salud.

Shop

Estimulante: estimula la circulación y la secreción de enzimas y hormonas, por lo que mejora el metabolismo en general. También estimula el sistema nervioso y el cerebro, lo que nos ayuda a permanecer más alertas.

Vermífugo: elimina gusanos de los intestinos. Esta propiedad es en especial benéfico para los niños que son más frecuentemente afectados por éstas infecciones intestinales.

Precauciones:

En dosis altas, debido a sus efectos narcóticos, puede disminuir la circulación y la respiración. Es nocivo para animales pequeños y pájaros, por lo que su uso en el hogar debe ser moderado y si se tienen estas mascotas, evitar que se encuentren en el mismo cuarto al usarlo en aromaterapia. No se recomienda su uso en el embarazo.

Suscríbete a nuestro boletín semanal y no te pierdas de ningún tip!!

Síguenos en Facebook y entérate de todos los usos y tips que publicamos!! Haz click en “Me Gusta”!

$0
WhatsApp WhatsApp